logo

Seriados Disney

domingo, 8 de diciembre de 2013

EL FUTURO DE LA LUNA

La Luna, si bien fue pisada por el hombre hace más de cuatro décadas, sigue siendo un destino espacial importante para la investigación y el avance científico, ya sea para conocer más acerca de sus características o para proyectar modos de mejorar la vida aquí en la Tierra. Prueba de esto es que en los últimos días tres de las mayores potencias mundiales (ChinaJapónEstados Unidos), han anunciado importantes y novedosos planes para llevar a cabo en el satélite natural de la Tierra.
El pasado domingo China lanzó exitosamente su primera sonda lunar, llamada Chang e-3, la cual, si todo sale según lo planeado, alunizará y estudiará la superficie del satélite, mediante el robot de exploración de última tecnologías llamado “Yutu”, en chino, conejo de jade. Yutu es capaz de alcanzar una velocidad de desplazamiento de 200 metros por hora, y cuenta con cuatro cámaras y dos brazos móviles preparados para extraer muestras del suelo. Esta misión instalará el primer telescopio en la Luna, el cual servirá para la observación de la plasmáfera y el análisis de radar de la superficie del satélite.
Por su parte, una compañía japonesa ha hecho público su proyecto de instalar, en el año 2035, una planta de energía solar en la Luna. Luna Ring se propone como un modo de resolver la crisis energética y disminuir el cambio climático, mediante la instalación de un grupo de paneles solares de 400 kilómetros de ancho y 11 mil kilómetros de largo en el ecuador del satélite natural de la Tierra. Estos paneles generarían energía libre de carbono, la cual llegaría a nuestro planeta en forma de micoondas, luego convertidas en electricidad.
La NASA, en tanto, anunció su intención de desarrollar huertas en la Luna, como primer paso para la instalación futura de colonias humanas. Puntualmente, se trata de un experimento que se llevará a cabo en el año 2015, consistente en hacer germinar semillas de albahaca, nabo y otras hierbas. Las semillas seleccionadas para la expedición se alojarán en un micro-hábitat de un kilogramo que viajará en una nave comercial; luego, un dispositivo añadirá agua a las semillas sobre un papel de filtro… como la clásica tarea escolar de la germinación, pero a solas y en la Luna. Una vez que esto comience a funcionar, el experimento será supervisado por un grupo de especialistas que podrá comprobar, con el correr de los días, si las plantas pueden brotar en la radiación de la Luna, si puede suceder allí la reproducción sexual, y finalmente si las plantas sufren cambios genéticos por efecto de dicha radiación.
Todo esto demuestra que, si bien la ciencia astronómica avanza y los objetivos espaciales son cada vez más lejano, la Luna nunca pasa de moda.
Share this article now on :

Publicar un comentario en la entrada

:)) ;)) ;;) :D ;) :p :(( :) :( :X =(( :-o :-/ :-* :| 8-} :)] ~x( :-t b-( :-L x( :-p =))